Audiovisual

: I R
2021 h 5 minHD
SerieATP46 vistas
Dirección: Anabel Bonani, Claudia C. Speranza
Producción: Mariano Schettino
No me gustaMe gusta
Calificación: +1
Votos: 1
Loading...

Ritos de paso verbaliza una sensación relacionada con el presente de la pandemia desde una perspectiva humana y física en la que se territorializan los deseos en un contexto de aislamiento. Ante un virus mortal de alcance mundial no tenemos poder pero tenemos las redes que nos sostienen y nos enfrentan con nuestra existencia desnuda en la que las búsquedas de sentido son las que nos salvan y posibilitan que sigamos pensando(nos) en colectivo. Ritos de paso es el título que elegimos considerando que los pensamientos son y tratan de eso. Y sin solemnizar, estamos transitando esos pasajes saliendo de lo que se llamó normalidad.

Entre el 21 y el 24 de junio se celebra en los pueblos de Sudamérica el Inti Raymi. Con cada solsticio de invierno llegan las noches más largas. Cada rito de pasaje grande que atraviesa la naturaleza con un cambio de estación por ejemplo, está lleno de pequeños ritos poco trascendentes en nuestra finitud pero que nos constituyen: cambiar la ropa en el ropero, iniciar un tejido, cocinar más, contarles historias a las infancias y enseñarles el universo, así como hicieron con nosotres. Bailar y que el atardecer nos encuentre en un paseo. Cantar para no pensar en lo que nos hace mal y aprender de las bestias que reposan cuando les acaricia el sol. Algunas restricciones en tiempos de pandemia hicieron que el atardecer no nos encuentre en cualquier sendero, sino en casa y ahí aprendimos a florecer. Por eso en este primer capítulo reflexionamos sobre nuestros rostros y miradas que no registramos cuando miramos con devoción un ocaso y asistimos a ese espectáculo de luces y a la baja abrupta de temperatura. Entonces, si se nubla para no llover, será sólo cuestión de lágrimas. La llegada del invierno trae introspección y reposo. Nos hace pensar en las semillas que deseamos sembrar. Les animamos a que en estos días miren un momento el atardecer y a cara descubierta, pidan un deseo.

COMPARTIR: